Happy Sinaloa

Octavio Paz vs. “Hecho en México”

El año pasado una amiga me dijo que quería ver “Hecho en México”. Rápidamente le dije que no con tan sólo una mirada tipo “¿Really?”

Antes de que mi amiga me compartiera sus ganas de gastar neurona en una película que fracasa como documental, ya había visto el trailer en televisión abierta. Televisa; para que no se me pierdan. OBVIAMENTE, mi pensamiento crítico en desarrollo para ser un pensamiento brillante me envió la iluminación y rápido me sentí segura de que Televisa tenía las manos.. los pies, las narices, los cabellos…y hasta el ombligo metidos en la dirección y producción. La verdad no investigué de la película, mi intuición (y vaya que confío en ella) me decía que perdería el tiempo; o sea, no me aseguré de investigar los créditos.

Image

Por mucho tiempo me abstuve de seguir el rollo de mi amiga; digamos que la ignoré. Pasó el tiempo y se olvidó de la existencia del documental. Claro, yo también.

Uh-oh! Sorpresa!

El sábado, en el Festival Internacional de Cine Álamos Mágico, me topo con que la proyección final era este intento de documental antropológico.

La verdad no sé por dónde empezar. En verdad no lo sé. ODIO LA PELÍCULA. Son tantas las razones…tiene todas las malas virtudes (aunque suene raro) de la televisión y ninguna característica de una película. Hacen lo qué mejor sabe hacer la televisión: Jugar el dedo en la boca. Sólo faltaba que al final de los créditos de la película apareciera una paleta con la cita “SUCKER”.

…Empecemos por analizar la ficha técnica…

  1. Se vende como un documental que “refleja el significado de ser mexicano” y es dirigida por Duncan Bridgeman, de nacionalidad inglesa. –Lo puse entrecomillado porque me suena tan ridícula y empalagosamente romántico-
  2. No creo que Bridgeman  haya escrito.
  3. Exponen como “productora” a Lynn Fainchtein, cuando en realidad es productora y supervisora pero en materia musical. Me molesta de sobremanera que me mientan.
  4. – Nombre de los productores- ,  aparecen dos: Emilio Azcárraga y Bernardo Gómez. No, no, no…
  5. “¿Azcárraga? ¿El que es presidente de Grupo Televisa? ¿El millonetas? ¿Ese Azcárraga? ¿El que es dueño de Televisa, PlayCity, Superlotto y los raspaditos; dueño del equipo América y menejador de Volaris?” “¿Televisa? ¿Una de las pocas (Jajaja, dos) casas de televisión abierta en el país que sólo busca secar el cerebro de los latinoamericanos?”. No lo pude haber dicho mejor, creo.
  6. “¿Bernardo Gómes? ¿El vicepresidente de Grupo Televisa? ¿El gestor de contenido de información de Noticieros Televisa?. Pues el mismísimo.

Image

A mí me da muchísima pena, vergüenza y tristeza que este documental se exponga en otro países y retuersa e intoxique la perspectiva de los otros con respecto al mexicano, su contexto y psicología. Que dé falsas clases de antropología. TACHE, plebes!

Si usted, mexicano, quiere mostrar a un extranjero algo así como un estudio antropológico o sociológico y psicológico tírele en la cara con el libro “Laberinto de la Soledad” de Octavio Paz. Pero primero léalo.

FG7967

La película.

Voy a empezar por lo que sí me gustó:

Fainchtein, creo yo, hizo un buen trabajo de curadora. De toooooda una extensa paleta de colores, abanico de olores con respecto a la diveridad musical en el país, seleccionó a los exponentes musicales que sabía que impactarían… y que venderían, claro. Lo digo porque hasta a mí me gustan los artistas que se han seleccionado para la musicalización de la película.

Tiene artistas invitados como Rubén Albarrán (Café Tacuva), Chavela Vargas, Sergio Arau (Botellita de Jeréz), Adanowsky (Hijo de Alejandro Jodorowsky), Lila Downs (a la que le digo “Mi tía”), La Original Banda el Limón, Natalia Lafourcade, Kinky, León Larregui (Zoé), Camilo Lara (IMS), Las Maya Internacional, Meme del Real (Café Tacuva), Los Tucanes de Tijuana, Carla Morrison, Molotov, Renée (Calle 13), Roco Pachukote (La Maldita Vecindad y los Hijos del Quinto Patio), Ali Gua Gua (Ex-ultrasónica) y demás actores de la escena musical. Sumando que cuenta con participaciones súper alternativas como grupos exponente de la música huichol, ritmos jarochos, rap en lenguas zapotecas y mayas, etecé, etecé. Válgame que estos encuentros musicales sí sean de enaltecer.

Ahora sí a devastar:

El soundtrack es lo único de servir de esta película. Y nada trascendental, eh.

La película está dividida en 11 temas y en cada tema se hacen escuchar canciones alusivas al tópico en turno. Aquí viene mi primera queja. Las letras de las canciones y la narración, en algunos momentos son contradictorias, por ejemplo en la temática que tiene que ver con los roles de género, “ser mujer mexicana”/”Ser hombre mexicano”, o algo parecido. La narración expresa primero equidad de género, después que “las mujeres mandamos” y de música una canción en idioma huichol que hace referencia a una hermosa mujer que sirve al hombre. Ahí ya no entendí. En este marco contradictorio se mueve el resto de la película. ¡Qué horror! No sé si la “contradicción” que muestra la película representa la doble moral del mexicano… o realmente nos subestiman como espectadores. Si es la primera o la segunda opción, las dos me parecen de lo más nefasto y poco gracioso. Es un chiste mal contado, en verdad.

La película está tranzamente inteligentemente escrita para alimentar los traumas de los mexicanos nacionalistas de clase media-baja que echan pose de querer ser intelectuales, politólogos y activistas de escritorio o de esos virtuales, de los twitteros. Sí, eso es lo que pienso.

Esa es demagogia pura. Soy fan de la demagogia cuando no se pretende aplicar sobre mí.

Traumitas aludidos:

  • “Los pobres son morenos, los ricos son güeros”. ¿Las personas de piel morena que trabajan y obtienen beneficios económicos son herejes?
  • “El rico es malo, el pobre bueno”.
  • “Ser pobre es virtud”. Disfrazado con una frase tipo “El campesino tiene un lazo irrompible con su tierra”
  • “Todos somos aztecas o huicholes o apaches o mayas”. Somos mestizos. Punto.
  • Somos los ‘hijitos’ de nuestra Virgensota pintada por manos de ángeles en un ayate. Que sí es pintada… por manos terrenales y no precisamente en un ayate.
  • El machismo y el extremo feminismo es lo de hoy, está de moda. Lo que está de moda está correcto. El reggeatón está de moda y me ofende. ¿Es correcto?
  • “México pasa por un túnel con poca luz para encontrar personalidad”. BITCH PLEASE. Somos o no somos. Lo que  es, es; y nada “viene siendo”.
  • “Cruzar fronteras no es tan malo como el gobierno lo quiere hacer creer”. Dejen me cubro la cara con las manos y meneo la cabeza de lado a lado. JDSAJDIJDKAnskdnjaskdjaskd ¿QUÉ?
  • “Blue Demon es líder”. ¡¡Alguien que me explique!! ¿Alguien que en Europa es considerado un personaje surrealista es mostrado como líder y además hasta autoridad moral? ¡Ya ni el papa, ‘mano!
  • Mito guadalupano.
  • Etecé, etecé.

No me gusta meterme con la religión, pero “Hecho en México” se quiso meter conmigo queriendo introducir el guadalupanismo por los ojos. Ahí sí que POBRECITOOOOOS. El tema del guadalupanismo fue el más largo del filme. Así, bien casual.

La narración propone que lo que nos une como mexicanos es el guadalupanismo y que hasta los ateos creen en la virgen de Guadalupe.  Solté una carcajada en el momento de la proyección. Ya ni les digo qué ideología religiosa ni política tengo. Acuérdense que dice mi abuela que no se debe de hablar de eso. Respeto, plebes.

Les puedo seguir escribiendo de mi odio hacia esta pieza cinematográfica… pero ya quedó claro que la odio y que no la recomiendo para nada.

¡”Una horrible y espantosa equiiis” para este documental! – Televisa quotes

¡Toma esa Chabelo!

Crónica de mi visita al FICAM ’13 pt. I

Incorporada en hoy martes y con un café descafeinado en mano, que me dio mi amiga Christine con mucho amor. Y no es que me guste el café descafeinado pero… pues … está hecho en un marco de amor. Jajaja

Estoy sentadita dispuesta a contarles la crónica de mi viaje a Álamos para disfrutar del FICAM ’13.

Este fin de semana me lancé al Festival Internacional de Cine Álamos Mágico en su tercera edición. Me habría FASCINADO el poder ir desde el inicio hasta el fin del festival. De hecho Arturo Méndez, quien es parte de la organización del festival, me regañó porque de repente no me veía en los eventos.

893773_10151398400487881_377729341_o

Además estoy triste porque quería entrar al taller de guión. O sea, tan lejos y tan cerca.

Mi plan inicial era ir a Álamos en condición minimalista, por no decirles “mochilera”, pero resulta que se nos ocurrió una buena idea para elCapuccino.com. Total que me terminé llevando una maletota, mi cámara, mi lap, mi teléfono, y mil cosas más que tiene que ver con Trendy and Chic. Aquí mi look del primer día

Cuando digo minimalista no sólo me refiero a mochilera/sencilla, sino que también en solitario. Pues ¿qué creen? Se une a mi plan una de mis mejores amigas, Moë. Ella tenía plan de ir a Álamos con un grupo de amigos que yo no conocía, y me compartieron un espacio en el lugar donde ellos se quedarían a dormir. Es una casa de la tía de uno de esos chicos.

Moë y yo quedamos de estar en la central de autobuses de Obregón el sábado a las 8:00 am. Por motivos emergentes tuvimos que tomar autobús a Álamos a las 10:00 am. ¡Pues ahí vamos! Llegamos a Navojoa a esperar el siguiente autobús…que no llegó… Tomamos el de la corrida siguiente que, según el horario en taquilla, salía a las 12:50. ¡Me mintieron! Salimos de Navojoa alrededor de la 1:30… e íbamos paradas en el pasillo del camión. Jajaja. Ni siquiera me molestaba, pensaba que era parte del folk.

DSC_0015

Obvio, ya iba tarde para la proyección de las 2:00 pm en Álamos.

¡Se nos hizo tardísimo entre una cosa y otra!

Nos pusimos guapas, me colgué mi bolsa, mi gafete y mi camarita, y tomamos camino. De pura chiripa no nos perdimos.

No es por hacer propagande y publicidad pero, en verdad, este pueblo si tiene magia. Cuando estar ahí, te quedas en DSC_0026papel de simple espectador. No participas en el cuadro. Todo lo ves como si fuera una película. ¡Películas! Hablando de películas les contaba sobre mi viaje a Álamos… ¿vea’?

Esperamos a la proyección de las 6:300 pm pero sin perder el tiempo, nos pusimos a turistear por ahí, nos metimos a casas y hoteles, tomamos unas fotitos y nos fumamos unos cigarritos.

Entramos a una galería de arte que está justamente a un costado de la iglesia. Había cosas muy, muy buenas. En serio. Desde esculturas de barro hasta impresos de arte digital.

Una de las varias mesas de artesanías estaba llena de zapatos de vaqueta de diferentes tipos. Desde hace dos años atrás he querido comprarme unos botines de vaqueta, de esos que están hechos con las manitas. Con amor. Pero esto de tener el bolsillo volteado sin siquiera se caigan algunas moneditas es como una maldición que me lo impide.

DSC_0029 DSC_0035 DSC_0036 DSC_0037

Al salir de la galería, ¡de una!, un chico de cabello rizado y rubio con lentes de aumento en forma de gota con una banda en la cabeza me pregunta si teníamos un cigarro para darle. Acerqué mi cajetilla abierta para que tomara el cigarro, cuando me di cuenta de que iba acompañado de una chica y le dije que tomara dos y prendí mi encendedor. Comenzamos a platicar.

Sus nombres son Juan Carlos “Maracas” y Lety “Tutuli”. Son paracaidistas; o sea, no se tiran en paracaídas, sino que llegan donde caiga…  y lo que hacen es bailar y jugar  para vivir. Muy buena vibra estos chicos. Uffa! Nos pasaron muchos tips de sobrevivencia mochilera y nos recomendaron lugares. Me mencionaron La Isla del Poeta, en Sinaloa. ¿Alguien la conoce?… Bueno googlearé al respecto y después les paso el high light.

DSC_0081 DSC_0075 DSC_0077¡Moríamos de hambre! No habíamos comido ni desayunado. “Grrrrr” me hacían mis tripas enojadas.  Nos dignamos a ir a buscar un lugar para ir a comer. Moë dijo que conocía un lugar cerca de donde estábamos y que estaba rico. Caminamos una cuadra y me llevó a un pequeñísimo restaurante que se llama Reyna. Total. Ella su sopita de tortilla y yo mis enchiladitas de mole. Cada quién con una Coca-Cola en vidrio BIEN helada y con hielos, por aquello del tremendo calor que estaba haciendo, para que nos raspara en la garganta. ¡Nah’mbre! La magía no se termina en aquel pueblo. Nunca.

Nos limpiamos nuestras boquitas, pagamos y ya estábamos camino al palacio municipal. Era hora de ver Samsara. Aquí una pequeña entrada de Samsara.

Antes de entrar al viejo edificio del palacio me encuentro a Arturo Méndez y Gema Villela. Chicos que para mí, son promotores de cine en el sur de Sonora. He tenido la oportunidad de trabajar con los dos. De seguro ellos se quejaron mucho de mí. Jajajaja.

A Arturo ya se le hace costumbre regañarme cada vez que me ve. Esta vez me regañó porque me perdí (y no porque yo haya querido) la presencia del Sr. Rip Torn y su tributo por tantos años en el cine. Y se enojó, de cura en serio, todavía más cuando le pregunté quién era. ¡Bueno! Es que la mera verda’ no soy nada buena con los nombres y soy pésima para recordar conjunto de números. Los únicos números telefónicos que me sé de memoria son el de la casa de mis padres y mi propio número de celular. Le vamos a decir a Méndez que colabore con una entrada al respecto de la presencia del actor texano.

De haber puesto cara de niña regañada con Gema y Arturo, me dije: “Sentémonos a ver una película que a eso hemos venido”.  Me perdí en el espacio viendo Samsara. A lo largo de la proyección no pensé en otra cosa que no fuera en la reflexión que la narración musical de la película transmitía. Simplemente fenomenal. Está cerca de ser la película perfecta.

La mayoría de los asistentes al festival eran personas que, según mis cálculos de matemáticas básicas, tendrían edades de 30 a 60 años. Era genial ver a extranjeros vistiendo las playeras del festival y comentar al respecto de las obras que se estaban proyectando. De repente sí te encontrabas a un pequeño grupo de preparatorianos obligados por sus profesores a asistir al evento. Me ponían al borde de la locura sus cuchicheos… Grr!!

Extasiada en felicidad nos dirigimos a la Plaza de las Armas para ver la última proyección del día “Hecho en México”… que … pues… la verdad… me pareció, estemmm… horrible (Discúlpenme, discúlpenme). Aquí mi opinión acerca de la película.

Señoras y señores: Ya habían pasado casi 24 horas sin internet. Mi prueba contemporánea de sobrevivencia y fortaleza ha sido superada con resultados positivos.

DSC_0123 DSC_0124

DSC_0121El itinerario había terminado. ¿Y ahora? … los chicos con quienes me quedaría a dormir aparecieron en la plaza. Nos vimos las caras como diciendo “¿Qué hacemos?” Bah, en r

ealidad no hicimos mucho. Nos sentamos en la esquina de un callejón y jugamos baraja en plan abstemia, aunque no lo crean. De repente llegó un trovador callejero, Javier; que al parecer es popular en Álamos. Los lugareños saben quién es y qué hace. Y no canta tan mal, eh.

El trovador nos trolleó diciendo que nosotros conocemos puras canciones de Timbiriche pa’cá.

Y el día terminó para todos. No fuimos a dormir. Parece que yo era la más cansada de todos.

Les eché una mentira por diversión propia. “Ya me voy a dormir porque mañana tengo que trabajar” les dije como despedida; ellos preguntaron en qué trabajaba y yo les respondí que escribiría de ellos.

 

Más fotos aquí

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: