Look FICAM ’13 Día II

Chaleco y accesorios por Trendy and Chic

Look día 2

Sleeveless blazer y accesorios por Trendy and Chic

DSC_0097 - copia

Crónica de mi visita al FICAM ’13 pt. I

Incorporada en hoy martes y con un café descafeinado en mano, que me dio mi amiga Christine con mucho amor. Y no es que me guste el café descafeinado pero… pues … está hecho en un marco de amor. Jajaja

Estoy sentadita dispuesta a contarles la crónica de mi viaje a Álamos para disfrutar del FICAM ’13.

Este fin de semana me lancé al Festival Internacional de Cine Álamos Mágico en su tercera edición. Me habría FASCINADO el poder ir desde el inicio hasta el fin del festival. De hecho Arturo Méndez, quien es parte de la organización del festival, me regañó porque de repente no me veía en los eventos.

893773_10151398400487881_377729341_o

Además estoy triste porque quería entrar al taller de guión. O sea, tan lejos y tan cerca.

Mi plan inicial era ir a Álamos en condición minimalista, por no decirles “mochilera”, pero resulta que se nos ocurrió una buena idea para elCapuccino.com. Total que me terminé llevando una maletota, mi cámara, mi lap, mi teléfono, y mil cosas más que tiene que ver con Trendy and Chic. Aquí mi look del primer día

Cuando digo minimalista no sólo me refiero a mochilera/sencilla, sino que también en solitario. Pues ¿qué creen? Se une a mi plan una de mis mejores amigas, Moë. Ella tenía plan de ir a Álamos con un grupo de amigos que yo no conocía, y me compartieron un espacio en el lugar donde ellos se quedarían a dormir. Es una casa de la tía de uno de esos chicos.

Moë y yo quedamos de estar en la central de autobuses de Obregón el sábado a las 8:00 am. Por motivos emergentes tuvimos que tomar autobús a Álamos a las 10:00 am. ¡Pues ahí vamos! Llegamos a Navojoa a esperar el siguiente autobús…que no llegó… Tomamos el de la corrida siguiente que, según el horario en taquilla, salía a las 12:50. ¡Me mintieron! Salimos de Navojoa alrededor de la 1:30… e íbamos paradas en el pasillo del camión. Jajaja. Ni siquiera me molestaba, pensaba que era parte del folk.

DSC_0015

Obvio, ya iba tarde para la proyección de las 2:00 pm en Álamos.

¡Se nos hizo tardísimo entre una cosa y otra!

Nos pusimos guapas, me colgué mi bolsa, mi gafete y mi camarita, y tomamos camino. De pura chiripa no nos perdimos.

No es por hacer propagande y publicidad pero, en verdad, este pueblo si tiene magia. Cuando estar ahí, te quedas en DSC_0026papel de simple espectador. No participas en el cuadro. Todo lo ves como si fuera una película. ¡Películas! Hablando de películas les contaba sobre mi viaje a Álamos… ¿vea’?

Esperamos a la proyección de las 6:300 pm pero sin perder el tiempo, nos pusimos a turistear por ahí, nos metimos a casas y hoteles, tomamos unas fotitos y nos fumamos unos cigarritos.

Entramos a una galería de arte que está justamente a un costado de la iglesia. Había cosas muy, muy buenas. En serio. Desde esculturas de barro hasta impresos de arte digital.

Una de las varias mesas de artesanías estaba llena de zapatos de vaqueta de diferentes tipos. Desde hace dos años atrás he querido comprarme unos botines de vaqueta, de esos que están hechos con las manitas. Con amor. Pero esto de tener el bolsillo volteado sin siquiera se caigan algunas moneditas es como una maldición que me lo impide.

DSC_0029 DSC_0035 DSC_0036 DSC_0037

Al salir de la galería, ¡de una!, un chico de cabello rizado y rubio con lentes de aumento en forma de gota con una banda en la cabeza me pregunta si teníamos un cigarro para darle. Acerqué mi cajetilla abierta para que tomara el cigarro, cuando me di cuenta de que iba acompañado de una chica y le dije que tomara dos y prendí mi encendedor. Comenzamos a platicar.

Sus nombres son Juan Carlos “Maracas” y Lety “Tutuli”. Son paracaidistas; o sea, no se tiran en paracaídas, sino que llegan donde caiga…  y lo que hacen es bailar y jugar  para vivir. Muy buena vibra estos chicos. Uffa! Nos pasaron muchos tips de sobrevivencia mochilera y nos recomendaron lugares. Me mencionaron La Isla del Poeta, en Sinaloa. ¿Alguien la conoce?… Bueno googlearé al respecto y después les paso el high light.

DSC_0081 DSC_0075 DSC_0077¡Moríamos de hambre! No habíamos comido ni desayunado. “Grrrrr” me hacían mis tripas enojadas.  Nos dignamos a ir a buscar un lugar para ir a comer. Moë dijo que conocía un lugar cerca de donde estábamos y que estaba rico. Caminamos una cuadra y me llevó a un pequeñísimo restaurante que se llama Reyna. Total. Ella su sopita de tortilla y yo mis enchiladitas de mole. Cada quién con una Coca-Cola en vidrio BIEN helada y con hielos, por aquello del tremendo calor que estaba haciendo, para que nos raspara en la garganta. ¡Nah’mbre! La magía no se termina en aquel pueblo. Nunca.

Nos limpiamos nuestras boquitas, pagamos y ya estábamos camino al palacio municipal. Era hora de ver Samsara. Aquí una pequeña entrada de Samsara.

Antes de entrar al viejo edificio del palacio me encuentro a Arturo Méndez y Gema Villela. Chicos que para mí, son promotores de cine en el sur de Sonora. He tenido la oportunidad de trabajar con los dos. De seguro ellos se quejaron mucho de mí. Jajajaja.

A Arturo ya se le hace costumbre regañarme cada vez que me ve. Esta vez me regañó porque me perdí (y no porque yo haya querido) la presencia del Sr. Rip Torn y su tributo por tantos años en el cine. Y se enojó, de cura en serio, todavía más cuando le pregunté quién era. ¡Bueno! Es que la mera verda’ no soy nada buena con los nombres y soy pésima para recordar conjunto de números. Los únicos números telefónicos que me sé de memoria son el de la casa de mis padres y mi propio número de celular. Le vamos a decir a Méndez que colabore con una entrada al respecto de la presencia del actor texano.

De haber puesto cara de niña regañada con Gema y Arturo, me dije: “Sentémonos a ver una película que a eso hemos venido”.  Me perdí en el espacio viendo Samsara. A lo largo de la proyección no pensé en otra cosa que no fuera en la reflexión que la narración musical de la película transmitía. Simplemente fenomenal. Está cerca de ser la película perfecta.

La mayoría de los asistentes al festival eran personas que, según mis cálculos de matemáticas básicas, tendrían edades de 30 a 60 años. Era genial ver a extranjeros vistiendo las playeras del festival y comentar al respecto de las obras que se estaban proyectando. De repente sí te encontrabas a un pequeño grupo de preparatorianos obligados por sus profesores a asistir al evento. Me ponían al borde de la locura sus cuchicheos… Grr!!

Extasiada en felicidad nos dirigimos a la Plaza de las Armas para ver la última proyección del día “Hecho en México”… que … pues… la verdad… me pareció, estemmm… horrible (Discúlpenme, discúlpenme). Aquí mi opinión acerca de la película.

Señoras y señores: Ya habían pasado casi 24 horas sin internet. Mi prueba contemporánea de sobrevivencia y fortaleza ha sido superada con resultados positivos.

DSC_0123 DSC_0124

DSC_0121El itinerario había terminado. ¿Y ahora? … los chicos con quienes me quedaría a dormir aparecieron en la plaza. Nos vimos las caras como diciendo “¿Qué hacemos?” Bah, en r

ealidad no hicimos mucho. Nos sentamos en la esquina de un callejón y jugamos baraja en plan abstemia, aunque no lo crean. De repente llegó un trovador callejero, Javier; que al parecer es popular en Álamos. Los lugareños saben quién es y qué hace. Y no canta tan mal, eh.

El trovador nos trolleó diciendo que nosotros conocemos puras canciones de Timbiriche pa’cá.

Y el día terminó para todos. No fuimos a dormir. Parece que yo era la más cansada de todos.

Les eché una mentira por diversión propia. “Ya me voy a dormir porque mañana tengo que trabajar” les dije como despedida; ellos preguntaron en qué trabajaba y yo les respondí que escribiría de ellos.

 

Más fotos aquí

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: